UNA COMARCA DE "EXPEDIENTE X"


Los expertos en fenómenos extraños aseguran que Avilés es uno de los puntos de la región con más «actividad paranormal». David Madrazo, líder del grupo Gaipo, comparte con LA NUEVA ESPAÑA algunos casos que fueron objeto de investigación

Cuando la ciencia no tiene argumentos, allí donde las investigaciones rutinarias no encuentran explicaciones y lo «oscuro» sobrepasa a la razón, el gijonés David Madrazo se encuentra en su salsa. A la cabeza del Grupo de Amigos de la Investigación Paranormal y de lo Oculto (Gaipo), Madrazo lleva años estudiando a conciencia la Asturias más misteriosa y recopilando informes detallados sobre fenómenos extraños que, a pesar de correr de boca en boca como la pólvora, raras veces ocupan titulares de periódico. Muchos de esos «expedientes X» tienen como escenario la comarca de Avilés, considerada por Gaipo como uno de los puntos de la región con más «actividad paranormal». David Madrazo -colaborador habitual de revistas especializadas como «Año Cero», «Enigmas» o «Más allá» y de programas televisivos como «Cuarto Milenio»- quiso hacer un repaso de los casos más destacados para LA NUEVA ESPAÑA.

- El extraño caso del niño del cementerio de La Carriona. El 18 de abril de 1917 tres niños de unos ocho años -Manuel Torres, Ángel Ovies y Agustín García Sánchez- jugaban en la plaza de la iglesia de La Magdalena cuando se les acercó un hombre de gran estatura, con una pequeña cicatriz en la cara y vestido con alpargatas encarnadas y una chaqueta color café. Les preguntó por la Suiza Española (una fábrica de lácteos de la época) y Manuel Torres -Manolín- fue el único que accedió a irse con el forastero. No sabía que se trataba de Ramón Cuervo, un indiano tuberculoso que había llegado del concejo de Llanera y que pasó a la historia del crimen como el último de los sacamantecas españoles. El niño fue hallado al día siguiente con la garganta abierta y desangrado en el monte de La Arabuya y ahora, casi un siglo después, se le relaciona con una serie de apariciones supuestamente registradas en el cementerio avilesino de La Carriona, donde está enterrado. «Hay muchos testimonios que cuentan que se les ha aparecido un niño que, en actitud desorientada, pide ayuda para encontrar a sus padres. Después desaparece y no le vuelven a ver», explicó David Madrazo. El líder de Gaipo asegura que este «es uno de los sucesos más interesantes de toda Asturias» y afirma que muchos expertos en fenómenos extraños se han interesado por el tema a nivel nacional.

LEER EN FUENTEMaEl
: 31Enero-2011
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...