DESCUBREN DOCE NUEVAS LUNAS EN JUPITER



Investigadores han descubierto en la órbita de Júpiter doce nuevas lunas, lo que eleva su número de satélites naturales a 79, la mayor cantidad alrededor de cualquier planeta de nuestro Sistema Solar. Además, la más pequeña de todas ellas (no llega al kilómetro de diámetro frente a los tres de la más grande) ha sido bautizada como «bicho raro» por su excéntrica trayectoria, que no se parece a la de ninguna otra de sus compañeras, según ABC.

El equipo dirigido por Scott S. Sheppard, del Instituto Carnegie, vio por primera vez las lunas en la primavera de 2017 mientras rastreaba objetos lejanos como parte de la búsqueda de un posible planeta masivo más allá de Plutón.

Lo que ocurrió es que Júpiter «simplemente estaba en el cielo cerca de donde estábamos buscando, así que al mismo tiempo podíamos buscar nuevas lunas alrededor del planeta», explica Sheppard. De esa forma encontraron una decena de pequeños cuerpos diminutos hasta ahora desconocidos. Gareth Williams, del Minor Planet Center de la Unión Astronómica Internacional, usó las observaciones del equipo para calcular las órbitas de las lunas recién descubiertas, un proceso laborioso que se prolongó durante un año.

Nueve de las nuevas lunas son parte de un enjambre externo distante que orbita el planeta en dirección retrógrada u opuesta a la rotación de Júpiter (en el sentido de las agujas del reloj). Estas lunas retrógradas distantes se agrupan en al menos tres agrupaciones orbitales distintas y se cree que son los restos de tres cuerpos parentales más grandes que una vez se separaron durante colisiones con asteroides, cometas u otras lunas. Tardan unos dos años en orbitar Júpiter.

Otras dos nuevas lunas forman parte de un grupo interno más cerrado que orbita en la misma dirección que la rotación del planeta (movimiento prógrado, en el sentido contrario a las agujas del reloj). Tienen distancias orbitales y ángulos de inclinación similares alrededor de Júpiter, y se cree que también son fragmentos de una luna más grande que se rompió. Tardan algo menos de un año en darle una vuelta al planeta.

Pero la última luna, la más pequeña, ha sido apodada «bicho raro» porque tiene una órbita que no se parece a la de ninguna otra luna joviana conocida. Este cuerpo «extravagante» también es prógrado, pero es más distante y está más inclinado que el grupo de lunas que orbita en la misma dirección, por lo que su órbita cruza la de las lunas retrógradas externas. Su viaje dura aproximadamente un año y medio.

Como resultado, es mucho más probable que se produzcan colisiones frontales entre el «bicho raro» y las lunas retrógradas, que se mueven en direcciones opuestas.


FUENTEMaEl: 18Julio-2018 PuebloenLinea - YouTube/nemesis maturity

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...