AVI LOEB, EL CIENTIFICO QUE AFIRMA QUE HAY VIDA MAS ALLA DE LA TIERRA


Óumuamua, un objeto al parecer interestelar, fue descubierto en octubre de 2017.
Foto:European Southern Observatory / M. Kornmesser

Ya tiene varias ofertas para hacer un documental sobre su trabajo y su vida.

Salvo quien viva en otro planeta (metáfora irresistible dado el contexto de esta nota), nadie ha dejado de escuchar en los últimos días sobre el científico de Harvard que habría encontrado pruebas de vida extraterrestre.

Se trata de Abraham ‘Avi’ Loeb, director del departamento de Astronomía de la universidad, quien escribió un documento en el cual sostiene que una especie de cigarro llamado Óumuamua, que fue visto flotando por el sistema solar, podría ser parte de los restos de una civilización inteligente. De pronto, Loeb, acostumbrado a la discreta vida del académico –es una eminencia en el tema de las primeras estrellas en el temprano universo–, estaba en todos los matutinos, la televisión, la charla de café y la discusión científica. Ya tuvo varias ofertas para hacer un documental sobre su trabajo y su vida. Y su teoría, sus admiradores y detractores (a menudo virulentos) están en boca de todos.

“Fue muy inesperado –dijo–. Pero quiero usar esta atención del público para traer la búsqueda de la vida extraterrestre al ‘mainstream’ de la astrofísica, que deje de ser tabú”. Porque, como dijo a ‘La Nación revista’, los humanos muy probablemente no seamos los “únicos chicos en el barrio”.

¿No estamos solos entonces?

Sabemos por la información obtenida por el satélite Kepler que aproximadamente un cuarto de todas las estrellas tienen un planeta más o menos del tamaño de la Tierra. Estos tienen además una temperatura similar a la nuestra, que permitiría que existan el agua y la química de la vida de la manera como la conocemos. Y hay decenas de miles de millones de estrellas solamente en la Vía Láctea. La existencia de vida extraterrestre no es especulación: si uno reproduce las condiciones de la Tierra tantas, pero tantas, millones de veces puede conseguir un resultado similar. Si tiras y tiras los dados...

¿Los gobiernos ya encontraron pruebas de esa vida extraterrestre y nos las están ocultando?

No, no creo que los gobiernos sean lo suficientemente competentes como para guardar ese tipo de secretos por un tiempo prolongado.

Pero si existe una forma de vida extraterrestre y los gobiernos no nos la ocultaron, ¿por qué nunca se contactaron de una forma directa? Leí que usted decía que, si son inteligentes, los terrícolas los debemos de haber espantado. ¿Realmente lo cree así?

Si no se contactaron probablemente sea porque esas civilizaciones están muertas o porque no les resultamos de interés. También podría ser porque no son muy avanzadas. En el caso de que sean avanzadas y, por lo tanto, que hayan desarrollado tecnología, muy probablemente su tiempo de vida haya sido corto. Esto es porque una civilización avanzada produce los instrumentos para su propia destrucción, como las armas nucleares o el cambio climático.

¿Entonces estamos destinados a la destrucción?

Hay mucho de qué preocuparse, pero también mucho por lo cual ser optimista. Una de las áreas que yo promuevo es la arqueología espacial, que básicamente consiste en la búsqueda de reliquias de civilizaciones que ya no están. Es hacer en el espacio lo mismo que hacemos en la Tierra. Mi esperanza es que estas reliquias sirvan para enseñarnos a dejar de hacer estupideces, tratar mejor nuestro planeta, tratar mejor a la otra gente y, así, poder evitar ese destino.

¿Por qué cree que su propuesta de que justamente Óumuamua sean restos tecnológicos generó tal controversia?

Es evidente que la posibilidad de vida extraterrestre enfrenta una cultura ‘mainstream’ hostil en la astronomía y, por eso, la mera propuesta de que Óumuamua sean restos tecnológicos, como explicación de sus propiedades inusuales, generó esa controversia en los medios sociales. La razón de fondo es que la vida extraterrestre acarrea todo tipo de asociaciones con aspectos que no son realistas tomados de la ciencia ficción o de avistamiento de ovnis que no fueron comprobados. Pero, aun así, sería un error estratégico para los observadores restringir la interpretación de información que les dan los telescopios y no buscar si no hay ‘otros chicos en el barrio’ solo por este bagaje cultural. La existencia de vida extraterrestre no tiene nada que ver con la credibilidad de las historias de ciencia ficción o los avistamientos, de la misma forma que la existencia de ‘otros chicos en el barrio’ no depende de lo que se diga en casa. El problema con adoptar una actitud cerrada es que demora el progreso científico. Si limitamos la posibilidades, se hace más difícil descubrir lo inesperado.

¿Qué siente respecto de las críticas?

La mayor parte de la gente que me critica no leyó el documento original. Lo que muestran es prejuicio. Algunos de ellos dicen: “Nunca se trata de extraterrestres”. Pero si no permiten la posibilidad de descubrir algo nuevo, nunca van a descubrir algo nuevo. Es el típico ejemplo de profecía autocumplida. Yo prefiero mantener una mente abierta.

Leer en FUENTEMaEl 7Abril-2019

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...