LA PRESIDENCIA DE TRUMP "ABRE LA PUERTA" A HACKEAR EL PLANETA CON EXPERIMENTOS DE GEOINGENIERIA



A medida que los defensores de la geoingenieria entran en la administración de Trump, avanzarán en planes para rociar productos químicos que reflejan el sol en la atmósfera

Los ingenieros de Harvard que lanzaron el mayor programa de investigación de geoingeniería solar del mundo podrían recibir un impulso peligroso de Donald Trump, advirtieron organizaciones ambientales.

Bajo la administración de Trump, el entusiasmo parece estar creciendo para la polémica tecnología de geoingeniería solar, que tiene como objetivo pulverizar las partículas de sulfato en la atmósfera para reflejar la radiación solar de nuevo al espacio y disminuir la temperatura de la Tierra.


En algún momento de 2018, los ingenieros de Harvard, David Keith y Frank Keutsch, esperan probar el rociamiento de un globo de alta altitud sobre Arizona, para evaluar los riesgos y beneficios del despliegue a mayor escala.


Keith canceló un experimento similar planeado en Nuevo México en 2012, pero anunció que estaba listo para las pruebas de campo en un foro de geoingeniería en Washington el viernes.


"El contexto para discutir la investigación de la geoingeniería solar ha cambiado sustancialmente desde que planeamos y financiamos este foro hace casi un año", señaló un informe del foro.


Mientras que la geoingeniería recibió poco favor bajo Obama, los funcionarios de alto nivel dentro del gobierno de Trump han sido abogados de largo plazo para la manipulación planetaria de los sistemas de la Tierra.


David Schnare, arquitecto de la transición de la Agencia de Protección Ambiental de Trump, ha presionado al gobierno de Estados Unidos y ha testificado ante el Senado a favor del apoyo federal a la geoingeniería.


Ha pedido un plan de múltiples fases para financiar la investigación y realizar pruebas en el mundo real en un plazo de 18 meses, desplegar una pulverización estratosférica masiva tres años después y continuar pulverizando durante un siglo, una duración que los geoingenieros creen que sería necesario volver a marcar la temperatura del planeta.


Los geoingenieros sostienen que tales métodos serían una manera barata de reducir el calentamiento global, pero los científicos han advertido que podría tener consecuencias catastróficas para los sistemas meteorológicos de la Tierra.

El modelado científico ha demostrado que la fumigación estratosférica podría reducir drásticamente las precipitaciones en Asia, África y América del Sur, causando severas sequías y amenazando el suministro de alimentos para miles de millones de personas.

"Claramente partes del gobierno de Trump están muy dispuestas a abrir la puerta a esquemas temerarios como los de David Keith, y bien pueden haber dado el visto bueno a los experimentos al aire libre", dijo Silvia Riberio, con el grupo de control de tecnología ETC Group.


"Con preocupación, la geoingeniería puede surgir como el metodo preferido de esta administración para el calentamiento global. En su opinión, la construcción de una gran y hermosa pared de sulfato en el cielo podría ser una excusa perfecta para permitir la extracción incontrolada de combustibles fósiles. Tenemos que centrarnos en los recortes radicales de emisiones, no en las tecnológicas peligrosas e injustas"TraduccionMaEl-BLV


Leer en ingles en FUENTEMaEl 31Marzo-2017

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...